Como es evidente, hoy en día el avance tecnológico ha llenado nuestros hogares de dispositivos digitales. Desde teléfonos inteligentes y portátiles hasta electrodomésticos inteligentes, la tecnología se ha convertido en una parte integral de nuestra vida diaria. Esto nos facilita muchas tareas cotidianas, pero también tiene desventajas, como el incremento del consumo eléctrico, que puede traducirse en facturas de electricidad más altas y un mayor impacto ambiental. Desde La Corriente estamos muy concienciados sobre estos dos aspectos, el coste de la factura para nuestros cooperativistas y el impacto medioambiental por lo que, como ya sabes, vamos a intentar minimizarlo.

Métodos para reducir el consumo eléctrico

Afortunadamente, hay diversas formas de reducir la factura eléctrica, permitiendo que algunos dispositivos funcionen durante varias horas sin gastar energía. Implementar estas prácticas no solo ayuda a disminuir el gasto energético, sino que también contribuye a la sostenibilidad del medio ambiente.

Desenchufa tus dispositivos por la noche

Para reducir el coste de la electricidad, una de las prácticas más efectivas es cambiar tus hábitos diarios y desconectar los aparatos electrónicos que no vayas a usar durante la noche. Este sencillo truco puede ser muy útil para reducir el consumo de energía y el coste de la electricidad.
  • Desconectar electrodomésticos de uso poco frecuente: Es recomendable desconectar ciertos electrodomésticos que no se usan frecuentemente, como el microondas y la tostadora, ya que su consumo puede ser significativo. Estos dispositivos, aunque están en modo de espera, siguen consumiendo energía. Desenchufar estos aparatos cuando no se necesitan puede hacer una gran diferencia en el consumo de energía y ayudar a reducir la factura eléctrica.
  • Apagar regletas cuando no se usan: Desconectar las regletas cuando no tienen dispositivos enchufados es una práctica que puede reducir el consumo de energía a cero. Aunque el consumo de la regleta por sí sola no sea muy alto, al tener varios electrodomésticos conectados, apagarla cuando no está en uso evita cualquier gasto innecesario de electricidad.
  • Desenchufar cargadores sin uso: Es aconsejable desenchufar el cargador del teléfono cuando no se esté usando, ya que sigue consumiendo energía incluso cuando no está cargando. Es importante quitar de la toma de corriente cualquier cargador que no esté en uso, ya sea de auriculares, cepillos dentales, relojes inteligentes u otros dispositivos.
  • Desconectar televisores y equipos de entretenimiento: Dejar el televisor conectado cuando no se está usando es un error, ya que sigue consumiendo energía aunque esté apagado. Es importante desconectarlo para evitar un gasto innecesario de electricidad.
  • Apagar ordenadores por la noche: No confíes en el modo de reposo de tu ordenador, ya que no ahorra mucha energía. Desenchufarlo cada noche no solo ahorra energía, sino que también protege el equipo de posibles daños. Un exceso de energía debido a un rayo u otras razones puede dañar el ordenador. Además, desconectar el router de Internet cuando no se use también puede contribuir a reducir el consumo energético.

¿Cómo ahorrar energía en casa?

Desconectar los electrodomésticos como la televisión, el microondas y el horno cuando no se están utilizando puede reducir significativamente la factura de la luz hasta en 20 euros al mes en línea con un estudio realizado por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) en el 2023. Esta práctica ayuda a evitar el consumo en modo de espera, que representa aproximadamente el 10% del consumo total de energía en un hogar, lo que equivale a alrededor de 7,50 euros mensuales. Así, desenchufar estos dispositivos cuando no se usan, especialmente si no hay nadie en casa, puede resultar en un gran ahorro de energía y dinero.

Además de desconectar dispositivos, hay otras estrategias efectivas para reducir el consumo eléctrico en casa:

  • Comprar electrodomésticos eficientes: Adquirir electrodomésticos con etiqueta energética A puede ser beneficioso no solo para reducir la factura de electricidad, sino también para disminuir el impacto ambiental. Estos electrodomésticos están diseñados para consumir menos energía y ser más eficientes.
  • Evitar el consumo silencioso: Además de desenchufar los dispositivos en desuso, también es útil apagar aquellos con luces rojas encendidas, ya que indican que están en modo de espera y siguen consumiendo energía. Esta práctica puede generar un ahorro de hasta un 10% en la factura de la luz.
  • Usar lámparas LED de bajo consumo: Cambiar a lámparas LED de bajo consumo, como una de 6W que consume 0,006 kWh por hora, en lugar de bombillas convencionales, puede significar un ahorro considerable. Las lámparas LED no solo consumen menos energía, sino que también tienen una vida útil más larga. Esto nos puede permitir, además, bajar la potencia que tenemos contratada (en este post te explicamos alguno Guardar s aspectos importantes sobre la potencia de tu factura. Así, ajustar la potencia contratada según las necesidades de una vivienda. Por ejemplo, una de 80 metros cuadrados con 2 o 3 habitantes generalmente requiere una potencia de 4.60kW. Ajustar la potencia contratada puede evitar pagos innecesarios y optimizar el uso de la energía.
  • Mantener la temperatura adecuada: Mantener la temperatura en casa entre 19º y 21º en invierno, y entre 24º y 26º en verano puede ayudarte a ahorrar en tu factura eléctrica y evitar variaciones innecesarias que impacten en el consumo energético. Usar termostatos programables puede ser muy útil para mantener una temperatura constante y eficiente.

Implementando estos consejos, no solo podrás reducir significativamente tu consumo de energía y la factura eléctrica, sino que también contribuirás a la preservación del medio ambiente. Cada pequeño esfuerzo cuenta y puede hacer una gran diferencia a largo plazo. En La Corriente siempre estaremos dispuestos a ayudarte a abaratar tu consumo de energía, no dudes en contactarnos