“Realizar las prácticas en una entidad que forma parte de la Economía Social y Solidaria me ha hecho darme cuenta que no quiero salir de este ecosistema” – Paula Fresnillo

Paula Fresnillo, 24 años, madrileña, activista, sociable y viajera. Terminando los estudios de Doble grado de Ingeniería de la Energía e Ingeniería Ambiental en la URJC. Conocí La Corriente en la I Academia Ciudadana de la energía en 2018, en el espacio MARES. Después de realizar una movilidad internacional en China, con pandemia de por medio y vivir en Glasgow durante otra temporada. Volví a Madrid con las pilas recargadas para el último empujón y con las fuerzas necesarias para los últimos años de carrera. En octubre de 2022, acabé de casualidad, en la IV edición de la Escuela de Activismo Económico organizada por Ecooo y volví a encontrarme con vosotras. Justo estaba buscando prácticas en una entidad que formase parte de la Economía Social y Solidaria dentro del sector energético y fue llamar a la puerta y Diego me acogió con un entusiasmo tan entrañable que siempre recordaré.

¿Es beneficioso para vuestra futura carrera profesional la posibilidad de realizar prácticas en una empresa? ¿Qué mejorarías en los programas de prácticas de cara al futuro?

Al principio, tener las prácticas curriculares obligatorias de tantas horas me abrumaba y a pesar de que muchos compañeros de la universidad optaron por realizarlas con el enfoque de quedarse tras el periodo de prácticas y acceder a un empleo en empresas del sector. Sin embargo, yo tenía claro desde el principio que mi tiempo y mis esfuerzos no se los iba a regalar a esas empresas multinacionales sino que quería un enfoque social y ¡qué mejor manera que una cooperativa sin ánimo de lucro!

Siendo La Corriente una cooperativa pequeña con poquitas manos y recursos limitados me han dado la opción de aprender desde una perspectiva transversal y de estar involucrada en las dinámicas internas del equipo técnico, ha sido un ambiente muy fructífero con personas con las que comparto valores.

Quizá, de esta misma reflexión, también es destacable que no siempre es fácil coordinarse siendo pocas en el equipo, y organizarse de forma horizontal resulta todo un desafío en comparación con el modelo empresarial tradicional. Personalmente, me hubiese gustado un poco más de presencialidad sobre todo en los primeros meses para poder entender mejor el funcionamiento de la cooperativa y las tareas asignadas.

En conclusión me gustaría recalcar la necesidad de profesionalizar nuestro activismo, nuestra lucha ambiental, energética y social es indispensable para articular nuestra motivación en un proyecto vital y profesional.

¿Qué es lo que más te ha gustado de realizar prácticas con La Corriente?

Realizar las prácticas en una entidad que forma parte de la Economía Social y Solidaria me ha hecho darme cuenta que no quiero salir de este ecosistema, que otro modelo no es solo posible sino que es más que necesario. La atmósfera que se respira los días que vamos presencialmente al e-Social Hub es acogedora y me he sentido muy cómoda trabajando y aportando mi granito de arena a la cooperativa.

Además, tenemos que recordar que ninguna energía o tecnología va a salvar el planeta; necesitamos un cambio de modelo sustancial en nuestra forma de relacionarnos ambiental, social y económicamente con nuestro entorno. Por ello, pienso que el primer paso viene de la mano de ser cooperativista, de ver el autoconsumo como semillita que acerca la energía a las personas y va a ser el impulsor de comunidades y alianzas que irán más allá.

¿Cuáles son tus planes de futuro y en qué te gustaría trabajar?

Explorar el tema de Comunidades Energéticas ha sido todo un descubrimiento para mí, poder ir a mi ritmo leyendo guías, proyectos, vídeos, charlas y asistiendo a talleres y cursos presenciales. Todo lo aprendido y ya conociendo la cooperativa más profundamente lo he reflejado elaborando la carta de servicios con la ayuda de Tania que es una de mis referentes en muchos sentidos.

Me gustaría seguir formándome en este tema de Comunidades Energéticas y poder trabajar en cooperativas o entidades que sigan también esta línea. Quizá también me veo en un plano más estratégico o comunicativo, dando seguimiento a proyectos a nivel de gobernanza política o lobby.

Y, por último, en nuestro boletín de noticias tenemos una sección en la que queremos acercar a la comunidad corrientera a las personas involucradas en la cooperativa con un enfoque más personal ¿Os animáis a contarnos algún hobby, afición o sugerencia para compartirla con la comunidad?

Desde hace más de 10 años juego al voleibol, pero una cosa que muchos no saben es que llevo más de 6 años siendo árbitro de este deporte. He pitado copas de España y campeonatos de España por selecciones, además de recorrerme todos los findes los pabellones de la Comunidad de Madrid.

Otro tema que también me apetece comentar, junto con algunos compis de la escuela de activismo, estamos montando un grupo de jóvenes donde realizamos actividades relacionadas con el medioambiente, el sector energético y la economía social. Si te apetece sumarte, ¡estamos encantadas de tener nuevas manos!

Más información

Si quieres estar al tanto de todas nuestras actividades, suscríbete al boletín mensual de La Corriente.


Nos reforzamos para seguir avanzando

#YoRefuerzoLaCorriente
#SomosCooperativa